jueves, 23 de junio de 2016

Oración Meditación y Afirmaciones diarias


ORACIÓN MEDITACIÓN Y AFIRMACIONES DIARIAS
Francisco Manuel Nácher

Sé que soy el que Yo Soy:
un espíritu inmortal,
cocreador y fraternal
dondequiera que yo estoy.

Soy una parte de Dios
y siembro amor por doquier
pues, ni en mí ni en los demás,
concibo que haya dolor
pudiendo existir placer.

Soy creador y, como tal,
nada ni nadie me asusta,
ni me agrede ni me obsesa,
ni me daña ni disgusta,
y voy cocreando mi vida,
libre y como a mí me gusta.

Y tengo felicidad,
abundancia y alegría,
confianza, seguridad,
atractivo, simpatía,
fortaleza, agilidad,
prudencia, sabiduría,
sana espiritualidad,
una total empatía,
espontánea remisión
de dolor y anomalías,
sabia colaboración
de oportunas sincronías,
clarividencia integral
en cualquier plano de vida,
una perfecta intuición
funcionando todo el día,
luz, amor, tranquilidad,
salud y una larga vida,
que habré vivido feliz
hasta el exacto momento
en que yo mismo decida,
una vez llevada a cabo
la labor comprometida.

Y soy dichoso de ser
y recordar bien quién soy
y lo que he venido a hacer.

Me despierto cada día
con más luz y más amor,
consciente de mi valía
y con más poder creador.

Las oleadas de Amor
procedentes de la Fuente,
apenas yo las percibo,
las comparto con la gente,
con el cielo, con el mar
y con todo ser viviente;
y el mundo se hace una fiesta
de trinos y de colores,
de abrazos y de amistad,
de perfumes y de flores
y de música sin par.

Soy Esencia, soy Presencia
y soy Luz y soy Amor;
soy Energía y soy Vida,
soy creado y soy Creador.
¿Qué más se puede querer?
¿Qué más se puede soñar?
¿Qué más puedo desear
sino, sólo, agradecer?

Sé que soy un avatar
del grandioso Amor Divino,
y estoy del todo seguro
de que Dios está conmigo,
pues lo siento, noche y día,
como a mi mejor amigo,
viviendo mi misma vida
fundido conmigo mismo,
con su grandeza infinita
y con mi libre albedrío.

Y ahora puedo comprender
de una manera integral
lo que, en verdad, significa
“amor incondicional”.

Porque, si Dios está en mí,
si soy Dios – y así lo siento –
al vivir tengo que amar
y amo sólo porque sí,
porque es mi esencia y  mi aliento,
sin buscar premio ni pago
ni equilibrio ni contento,
yvoy viendo  a Dios en todos
y todos Lo ven en mí
y, viviendo siempre así,
estoy siempre en mi elemento
y amo y vivo y soy feliz.


* * *

No hay comentarios:

Publicar un comentario